cola cachalote. Foto: Natacha Aguilar. ULL

Prevención de colisiones entre cetáceos y embarcaciones

El cachalote, uno de los más afectados por las colisiones con embarcaciones

En la actualidad hay una media de dos cachalotes Physeter macrocephalus que varan cada año con signos de colisión en Canarias (Carrillo y Ritter 2010). Esto constituye un valor mínimo de los animales que resultan afectados y que no varan. Un estudio realizado desde la ULL (Fais et al. 2013 y en preparación para Biological Conservation) demuestra que la mortalidad de cachalotes podría exceder el limite sostenible en el caso de que los cachalotes tuvieran una población cerrada en las aguas territoriales de Canarias. Es decir, solo es sostenible si existe reemplazo de individuos provenientes de la población general a nivel del Atlántico Norte. Esto convierte a Canarias en un posible hábitat de sumidero atractivo para dicha población, en donde los animales se ven atraídos por el hábitat pero la mortandad excede al número de nacimientos en el área (+).

Cachalote. Foto: Natacha Aguilar-ULL

Esto contradice el espíritu del Convenio de Especies Migratorias, que se base en mitigar los factores de impacto en las distintas zonas de distribución de la especie. Canarias es una importante zona de concentración para el cachalote, una de las pocas zonas del mundo donde los cachalotes pueden observarse durante todo el año, y es por tanto de vital importancia reducir su mortandad en aguas canarias.

GIC-ULL ha creado un Grupo de Trabajo de Prevención de Colisiones para desarrollar un diálogo consensuado en búsqueda de soluciones. Para ello, contamos con el apoyo y compromiso de participación de las navieras de transporte interinsular, así como con el apoyo de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). En este grupo se plantean medidas realistas y consensuadas de reducción del riesgo de colisión.

reunion grupo prevencion colisiones. Foto: GIC-ULL

Anuncios

Proyecto de conservación de la Pardela chica, el Delfín mular y el Cachalote en las Islas Canarias